Hace unos años cerró la última ferretería que había en la madrileña calle Fuencarral, otra de las antiguas carreteras de salida de la ciudad que ahora es una arteria comercial. Pasaba yo por allí a diario y me puse a hacer fotos de su fachada, «al modo del personaje de Harvey Keitel en la película Smoke, aunque con un pelín menos de constancia y precisión», como atinadamente escribió un periodista de El País. Durante los meses que estuvo el local en busca de inquilino, anuncios de eventos y acontecimientos fueron empapelando las espaciosas lunas de sus escaparates, formando un curioso reflejo de la vida del barrio. Al final se instaló en el establecimiento una cadena de ropa interior femenina, Women’Secret, las bragas sustituyeron a las chapas metálicas en su fachada.

 

 

Fotografías tomadas en la calle Fuencarral de Madrid, 

entre el 1 de marzo y el 22 de diciembre de 2013.

3 Comentarios

  1. Hola, y feliz dia pre-navidad.

    Más allá de las cosas que expones, y que ya hemos hablado, hay otra que creo que no mencionas: en el sentido puramente arquitectónico, ¿no es una intervención -la de los arquitectos de WS- de realmente no haber entendido nada? Lo digo porque la fachada del Subero tenía un punto, con un escaparate a lo largo tipo Loos o Sert pero a lo pobre-Hortaleza. Y lo que veo ahora no parece el mismo sitio, empezando por una pilastra de piedra que antes no existía, o al menos no quedaba a la vista. Porque, si nos fijamos y servimos de las preexistencias, ¿por qué negar también las más recientes, y tener esa manía por destapar las más antiguas?

    Abrazo, AM.

    • Hola Andrés,
      desde luego, tienes toda la razón, el aspecto formal tan unido al ético es muy importante, había pensado mencionarlo peroal final se me escapó, pero desde luego merecería un post aparte.
      En general, no creo que los arquitectos que se dedican a estas cosas no entiendan nada, sino que tan solo atienden a criterios relacionados con el marketing, y ahora lo que se lleva es que los sitios parezcan antiguos, como con solera, supongo. No lo sé muy bien, pero es interesante.
      ¡Que tengas un buenisimo Año 2014!
      Gracias.
      Un abrazo.

  2. Sí, puede ser, pero esos arquitectos y sus clientes son unos incultos: porque igual de solera, sino más, tenía ese curioso escaparate acristalado de los ’60, que esas pilastras espantosas y lustrosas. Que comencéis vosotros bien el año también, ¡hasta pronto! Andrés


Los comentarios están cerrados para este artículo