En la M-30 cabe todo Madrid, desde la plaza de toros hasta el Palacio Real, de la Casa de Campo al Barrio del Pilar. Un paseo, el del Marqués de Monistrol, y tres avenidas, las de la Paz, la del Manzanares y la de la Ilustración, figuran en el callejero bajo sus siglas, además de un tramo de la carretera del Pardo y otro de la de Colmenar.
LA M-30 es un vacío en continuo movimiento, un universo giratorio, un barrio circular que no deja de rodar. Sus paisajes son el espectáculo cotidiano de la gran ciudad.

No hay comentarios todavía, añade el tuyo debajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *