Historias
de un agente inmobiliario

“Facilitar al máximo todo el proceso de su transacción inmobiliaria optimizando el resultado.”

Mi padre me decía de vez en cuando que yo de mayor podía ser notario. Él tenía el ejemplo del suyo, que lo fue de Navalcarnero, de Bilbao y de Madrid. Tampoco es que me lo soltara muy a menudo ni nada. «Te sacas la oposición y a vivir», me decía, repitiendo la frase que probablemente había oído él en casa. Ninguno de los dos
seguimos los consejos paternos.

El abuelo tenía la notaría dos pisos más abajo de su casa. Debía de ser yo muy pequeño cuando bajaba para darle un recado de la abuela, que ya estaba la comida o algo por el estilo. Se ve que también intentaba ella inculcarme el oficio haciéndome visitar la notaría como quien no quiere la cosa. Lo único que recuerdo
realmente de aquellas incursiones es la bajada a todo correr por la escalera de mármol blanco, el chirriar de una puerta de madera gigantesca y la sensación de que había que moverse con mucho sigilo por aquel lugar.
Afortunadamente, desde que me convertí en agente inmobiliario empecé a frecuentar las notarías bastante más de lo que lo hacía en aquella época.

¿Qué dicen mis clientes?

Contacte conmigo

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Jacobo Armero Finalidad: Responder las consultas planteadas por el usuario y enviarle la información solicitada

Legitimación: Consentimiento del usuario

Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies